Ir al contenido principal

Seis maneras de empeorar el dolor de rodilla

Si bien el dolor de rodilla puede ser un hecho inevitable del envejecimiento, es posible que puedas evitarlo. 

Es posible que estés haciendo algunas cosas que te causan dolor de rodilla, o haciendo que los dolores y las punzadas que ya tienes empeoren. 

¿Algo de esto te suena familiar?

Tienes sobrepeso. Tus articulaciones de las rodillas son tus amortiguadores y estabilizadores. Cuanto más peses, más presión ejercerás sobre las rodillas. No es necesario que alcances tu llamado peso ideal para sentir una diferencia; cada libra que pierdes reduce la tensión en las rodillas.

No realizas el calentamiento o el enfriamiento adecuado cuando haces ejercicios. Asegúrate de suavizar tus entrenamientos comenzando lentamente para dar a los músculos la oportunidad de calentarse y estirarse adecuadamente después, en particular los músculos de las piernas. La flexibilidad es clave para la buena salud de las rodillas.

Corres o caminas cuesta abajo mucho, o en superficies duras. Cuando desciendes cuesta abajo (o escaleras abajo), ejerces más presión sobre las articulaciones de las rodillas. Por supuesto, no siempre puedes evitarlo, pero si estás trazando una ruta para caminar o correr, es mejor que te encuentres en superficies con poca inclinación o planas. Y hablando de superficies, evita el cemento y pavimento duros y escoge algo con un poco de rebote o elasticidad, como una pista de correr o sendero.

Usas zapatos con un ajuste inadecuado. Un buen soporte para el arco es importante para ayudar a absorber parte de la presión que normalmente toman las rodillas. Si tienes los pies planos, considera plantillas para tus zapatos. (Si tienes artritis, pregúntale a tu médico acerca de plantillas especiales específicamente para ti.) Y evita las chanclas y otros zapatos muy planos sin soporte.

No permites suficiente tiempo de recuperación. ¿Te tensaste la rodilla jugando tenis o algún otro deporte? La mayoría de las lesiones menores de rodilla sanarán por sí solas con el descanso. (Prueba el método RICE: Rest (descanso), Ice (hielo), Compression (compresión), Elevación (elevación).) Si continúas haciendo ejercicio o practicando un deporte cuando tienes una lesión, es más probable que empeore tu dolor y te arriesgues a sufrir una lesión más grave.

Estás descansando demasiado. Si bien no conviene, por ejemplo, que te inscribas en una carrera de 10K cuando te duelen las rodillas, evitar el movimiento por completo también es malo. Cuanto menos te mueves, más débiles se vuelven tus músculos. Cuanto más débiles sean los músculos, más trabajo tendrán que hacer las articulaciones. Con la aprobación de tu médico, encuentra una actividad que no agrave el dolor de rodilla, como andar en bicicleta, nadar, tai chi o caminar.

Consulta a tu médico para obtener más información y opciones de tratamiento para el dolor de rodilla.